jueves, 6 de diciembre de 2012

Juan mirando el mar

(óleo sobre tela, 50 x 60 cm)

Participación en Una idea, mucho arte...

Juan miraba el mar desde aquel cuadrito colgado en la pared del comedor. Lo había comprado en la plaza Colón. ¿Cuándo fue la última vez que Juan estuvo en el mar? Siete años, según sus cálculos. ¿Y la primera vez? Más de cuarenta, seguro. En Aguamaría quedan algunas imágenes de esa primera visita al mar. El viaje en tren una noche heladísima de marzo. El Hotel de Mayo con su interminable escalera blanca, el carrito a cuerda con una familia de conejos blancos dibujando círculos y círculos en el piso del enorme hall, el bidet donde se le ocurrió bañar a las estrellas de mar que trajo de contrabando con su baldecito rosa. Y Juan iniciando lo que sería un ritual, zambulléndose en el mar apenas antes de subir al tren que los traería de regreso, en el intento de conservarse con la sal en la piel hasta el próximo verano.
Aguamaría quisiera desparramar en la playa hoy desierta las estrellas de mar que una vez robó, los caracoles de todos los collares que enhebró. Ver de nuevo las almejas escurriéndose en la arena mojada. Mira a Juan, que mira con anhelo a través del cuadrito. Desearía devolverle el mar. Repetir una vez más el rito. La sal en su piel. La sal de la vida, dicen.

14 comentarios:

  1. Anita, Juan se ve distendido y nostàlico en tu hermoso òleo, con esos colores tan tuyos, tan vibrantes.
    ¿Y como no estarlo cuando se añora el mar y las almejas y los caracoles y la sal de la vida en el cuerpo?
    Es que el mar es un imàn, vos lo sabès bien... una vez que nos atrae hacia su inmenso azul nos volvemos eternos navegantes de sus aguas.

    Un abrazo fuerte querida amiga.


    ResponderEliminar
  2. El mar tiene todo eso que describes y mucho más. Quizás tanto que llenaríamos cuartillas y cuadernos y nunca acabaríamos. Pero lo dejaremos así, en la serenidad de Juan mirando al mar desde aquel cuadrito colgado en la pared...
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana, ¡buen trabajo! una obra de arte, gracias por compartir.
    Ya ha llegado el mes mas entrañable del año, cargado de alegrías para unos y lleno de nostalgias para otros por los seres mas queridos que ya no están, al mismo tiempo con la tristeza de todas aquellas personas sin hogar, de todo corazón deseo que la paz y la felicidad visiten tu casa y disfrutes de estas fiestas con tus familiares.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Genial!! me encanta, tiene un cierto estilo picasiano que envuelve al espectador. Bss

    ResponderEliminar
  5. Infinitas gracias querida y admirada poetisa por acariciar nuestros sentidos con tan magna belleza en pinturas y letras .Miles de besinos y feliz fin de semana te deseo con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Ana!

    Que bonito cuento -relato o como queramos llamarlo. Lo leí dos veces para entenderlo algo mejor. Me fui envolviendo en el sentir de Juan que mira con amor añoranza, porque dios sabe el tiempo que paso desde esa primera vez... pudo haber sido de niño y ahora ya es viejito y claro que querría volver a repetir el rito de bañarse al mar y llevar la sal pegada a su cuerpo.

    ¡Me encanta el cuadro! Y ver a Juan con esa mirada nostálgica!... pero parece resignado.
    Gracias Ana, por deleitarnos con tus letras y pinturas, ¡Eres una artista! Fantástica.
    Te dejo un cálido abrazo y mi estima siempre.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Tres historias en una.
    Me gusta mucho el aire estilo Picasso de la expresión de Juan y los colores que has utilizado.

    ResponderEliminar
  8. La cabeza de juan se hace mar, se sumerge en él tanto en el cuadro como en el texto y es que el mar tiene algo de primigenio, de madre universal. Es acogedor y siempre se le echa de menos. Hay un curioso cambio de estilo entre tu cuadro y el cuadro que mira Juan. Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  9. oh, qué belleza de relato!
    y la pintura enternece.

    abrazos, ana*

    ResponderEliminar
  10. Tus pinturas tienen una personalidad muy marcada, me gustan mucho. Disfruto con tus entradas, tus relatos y tu obra. Esta del mar es fantástica.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. La poesía envuelve, el mar es maravilloso, ¿quién podría morir sin haber visto el mar?. Pero tu pintura es tan original y particular que disfruto con ella. Bs.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta tu cuadro. El relato nos habla de la añoranza, está muy bien escrito con bellas metáforas e imágenes. Me da la impresión que en Aguamarina (imagino que es una zona marítima de tu tierra) se ha debido destruir el paisaje y también añora a Juan.

    ResponderEliminar
  13. Muy buena la pintura y el relato,me pareció tierno y nostálgico.

    ResponderEliminar
  14. Precioso óleo y hermosas las palabras que te ha inspirado. Eres una gran artistas.

    Besitos

    ResponderEliminar