domingo, 17 de junio de 2012

Retratadas


(óleo sobre papel entelado, 48 x 64 cm)

"Sé que esta mujer esconde algo, estoy segura" 
Adriana Stolkartz. Primera plana.

Curvo la boca hacia arriba como si me fuese a reír, pero sin llegar a hacer ruido. Mientras ella reproduce mi imagen en el lienzo. Es divertido retratarnos mutuamente.  Empecemos. Una insinuación en lápiz de color. Suavecito, agradable, que no cause impresiones fuertes o bruscas a los sentidos. Listo. Vamos, que el pincel me invoca con urgencia. Mucho óleo en la paleta. Colores puros, algunas mezclas. Bien. Ahora cargar el pincel. Con qué placer corre la pintura en la superficie. Un poco más. Sí. Así. Más azul. Acá un poco de amarillo. Listo. Retrato terminado. Ahora que ya di la última pincelada solo queda esperar a que el maestro pase a ver y me señale las correcciones que a esta altura son imposibles de corregir. ¿qué pasa con el pecho, Jorge? ¿pero ahora me decís? ¿cómo hago para cambiarlo de lugar? uff
En fin. Tengo que esperar a que mi amiga termine. Le sigo sonriendo. Lamento no poder vencer el pánico que me produce manejar treinta kilómetros por terrenos desconocidos para ir a visitarte. Algún día quizás me anime. No te enojes.  Tengo hambre. Siento intensamente el hambre.  Y todavía falta. Que hoy no me venga con ir a comer un sándwich de rúcula y parmesano. ¡Por favor! Necesito algo más consistente. Entraña con papas fritas y una ensalada completa. Vamos a La Lechuza, ¡dale! Que después compartimos entre todos una porción de postre vigilante. Ojalá no venga de nuevo con esas perturbaciones que alteran su digestión. No me canso de preguntarle cuándo va a hacer una consulta con el gastroenterólogo. Si no mejora no  vamos a poder ir a comer pizza como la gente después del cine del domingo. Sí, sí. Ella sabe que es mentira.
No sé cómo controlar esta ansiedad. Después de comer voy a ir a nadar. Quizás sea mejor seguir pintando estatuas. Son más fáciles las estatuas.  No oponen resistencia y se prestan sin objeciones. No se mueven. No se quejan del calor ni del frío. No hay que atenderlas. Ni alimentarlas. Si me voy de viaje no tengo que preocuparme, cuando vuelva seguirán allí, fingiendo la misma actitud que adoptaron desde que fueron creadas. Son independientes. ¿son independientes? ¿Tienen la capacidad de elegir y actuar con libertad y sin depender de un mando o autoridad extraña? No creo. Corrijo entonces. Son independientes de mí, y eso es un alivio. No es necesario que me mude para hacerles lugar. Ellas permanecen en los parques, en las plazas. En los cementerios. Allí nadie se mueve. Nada que se mueva. Pero, ¿habrá algo que se mueva? Pensándolo bien, prefiero dejar las estatuas. Al menos por ahora. Ya habrá tiempo de pensar en testamentos. Quizás algo se mueve. O se moverá. Y ¿qué es el movimiento? Ya lo definió un griego allá lejos y hace tiempo, el movimiento es una realidad que le puede sobrevenir a una cosa. El paso de la potencia al acto, el acto de lo que está en potencia, en tanto que está en potencia. Y si está en potencia no sería un ser pleno. Sí, mejor dejo las estatuas, vamos por el movimiento. Aunque no está nada mal aprender un poco de las esculturas de los griegos, del número de oro, la divina proporción y esas cosas, hoy me quedo rumiando la teoría aristotélica del movimiento.
Hablando de acto en potencia. Por fin Jorge  le dijo que ya era hora de firmar el acto. Listo. A ver… ¿me parezco? Dicen que sí. Algo veo, puede ser.  Bueno, colgalo de una vez y vamos. Que no aguanto más quedarme potencialmente quieta.

viernes, 8 de junio de 2012

Cafeína


(acrílico sobre papel) 

Estas ilustraciones que realicé forman parte de un maravilloso proyecto en el que tuve el honor de participar.  Todo se gestó en La taberna del Callao, un lugar que no se pueden perder. Como tampoco se pueden perder el blog de la autora del fantástico relato Cafeína, Marina de la Fuente, No me vengas con historias.

Fue una experiencia hermosísima y agradezco infinitamente a Javier Merchante por haber pensado en mí para participar con mis dibujos.

Y aquí, el producto terminado: