martes, 28 de febrero de 2012

Serie “Cuentos para mujeres salvajes”: Las manos de la doncella



(óleo sobre tela, 50 x 70 cm)



"existe un lugar que nos sostiene amorosamente" C. Estés



Hiciste un trato a ciegas y te cortaron las manos. Las cosas se te escapan y no hay con qué retenerlas. ¿Cómo aferrarte ahora? Sabés del misterio que encierra el contacto entre las palmas de las manos, reconocer al otro, sentir la temperatura de su alma y hablarle sin palabras. Ya no hay modo. Perdiste la capacidad de acariciar. Así, sin manos, sin rumbo, caminaste en medio de un mundo desierto. Llorás. Llorás tanto que terminaste inundándolo todo y el desierto un día dejó de ser tal. Y nacieron las hojas, y las flores, y los tréboles le hicieron cosquillas a tus pies. Ginkos dorados iluminando la desolación. Jacarandás en flor pintando horizontes de cielo y mar. Verde, azul, más azul, lila, violeta, y de nuevo más azul. Despegar los pies del suelo tal vez sea posible, hay bandadas de pájaros sobrevolando a tu alrededor. Un colibrí anidó en tu pecho, y quizás regrese de vez en cuando por más lejos que lo lleve el viento. Las flores de los palos borrachos, como las aguas de marzo, te anuncian el final del verano. No te desalientes. Resistí. Si todo vuelve. Como las manos, mirá, te han crecido nuevas. Dispuestas a hacer tuyo cada instante. ¿Estás preparada para la caricia?


Participación en Una Idea... mucho arte

jueves, 9 de febrero de 2012

Cienmanos: Micronovela ilustrada

(acrílico sobre papel, 20 x 20 cm)

Y me tocó ilustrar el capítulo 19 de la micronovela de Cienmanos! Un proyecto colectivo donde participan escritores e ilustradores que no se pueden perder.
El capítulo se titula "En blanco" y fue escrito por Pablo Garcinuño. Para mi fue una experiencia hermosísima, muchas emociones. Un compromiso enorme, primero ante la calidad de las ilustraciones de los capítulos anteriores y segundo por el texto increíble que redactó Pablo, cargado de fantasía y muchísima ternura. Paula y Sebastián, guardianes viajeros que atraviesan la piel del tiempo, se abrazan e inmediatamente lo que estaba en blanco toma color.
Es que todo tiene otro color con un abrazo.


Insisto, no se pierdan la novela.
Tampoco dejen de visitar el blog de Pablo.
Les aseguro que se van a sorprender.