domingo, 17 de junio de 2012

Retratadas


(óleo sobre papel entelado, 48 x 64 cm)

"Sé que esta mujer esconde algo, estoy segura" 
Adriana Stolkartz. Primera plana.

Curvo la boca hacia arriba como si me fuese a reír, pero sin llegar a hacer ruido. Mientras ella reproduce mi imagen en el lienzo. Es divertido retratarnos mutuamente.  Empecemos. Una insinuación en lápiz de color. Suavecito, agradable, que no cause impresiones fuertes o bruscas a los sentidos. Listo. Vamos, que el pincel me invoca con urgencia. Mucho óleo en la paleta. Colores puros, algunas mezclas. Bien. Ahora cargar el pincel. Con qué placer corre la pintura en la superficie. Un poco más. Sí. Así. Más azul. Acá un poco de amarillo. Listo. Retrato terminado. Ahora que ya di la última pincelada solo queda esperar a que el maestro pase a ver y me señale las correcciones que a esta altura son imposibles de corregir. ¿qué pasa con el pecho, Jorge? ¿pero ahora me decís? ¿cómo hago para cambiarlo de lugar? uff
En fin. Tengo que esperar a que mi amiga termine. Le sigo sonriendo. Lamento no poder vencer el pánico que me produce manejar treinta kilómetros por terrenos desconocidos para ir a visitarte. Algún día quizás me anime. No te enojes.  Tengo hambre. Siento intensamente el hambre.  Y todavía falta. Que hoy no me venga con ir a comer un sándwich de rúcula y parmesano. ¡Por favor! Necesito algo más consistente. Entraña con papas fritas y una ensalada completa. Vamos a La Lechuza, ¡dale! Que después compartimos entre todos una porción de postre vigilante. Ojalá no venga de nuevo con esas perturbaciones que alteran su digestión. No me canso de preguntarle cuándo va a hacer una consulta con el gastroenterólogo. Si no mejora no  vamos a poder ir a comer pizza como la gente después del cine del domingo. Sí, sí. Ella sabe que es mentira.
No sé cómo controlar esta ansiedad. Después de comer voy a ir a nadar. Quizás sea mejor seguir pintando estatuas. Son más fáciles las estatuas.  No oponen resistencia y se prestan sin objeciones. No se mueven. No se quejan del calor ni del frío. No hay que atenderlas. Ni alimentarlas. Si me voy de viaje no tengo que preocuparme, cuando vuelva seguirán allí, fingiendo la misma actitud que adoptaron desde que fueron creadas. Son independientes. ¿son independientes? ¿Tienen la capacidad de elegir y actuar con libertad y sin depender de un mando o autoridad extraña? No creo. Corrijo entonces. Son independientes de mí, y eso es un alivio. No es necesario que me mude para hacerles lugar. Ellas permanecen en los parques, en las plazas. En los cementerios. Allí nadie se mueve. Nada que se mueva. Pero, ¿habrá algo que se mueva? Pensándolo bien, prefiero dejar las estatuas. Al menos por ahora. Ya habrá tiempo de pensar en testamentos. Quizás algo se mueve. O se moverá. Y ¿qué es el movimiento? Ya lo definió un griego allá lejos y hace tiempo, el movimiento es una realidad que le puede sobrevenir a una cosa. El paso de la potencia al acto, el acto de lo que está en potencia, en tanto que está en potencia. Y si está en potencia no sería un ser pleno. Sí, mejor dejo las estatuas, vamos por el movimiento. Aunque no está nada mal aprender un poco de las esculturas de los griegos, del número de oro, la divina proporción y esas cosas, hoy me quedo rumiando la teoría aristotélica del movimiento.
Hablando de acto en potencia. Por fin Jorge  le dijo que ya era hora de firmar el acto. Listo. A ver… ¿me parezco? Dicen que sí. Algo veo, puede ser.  Bueno, colgalo de una vez y vamos. Que no aguanto más quedarme potencialmente quieta.

12 comentarios:

  1. Hola Ana!
    Debe ser difícil el intercambiar los roles, ¿no?... Posar, para quien está acostumbrado a ser el artista no debe ser nada fácil...
    La pintura me gusta, ahora ¿eres la modelo o la artista en ella?...
    Beso grande!


    RoB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rob! En esta obra soy la artista...

      Besos!

      Eliminar
  2. Hermoso retrato Ani, un rostro muy expresivo, la profundidad de su mirada,un mentón con carácter y esos colores tan sugerentes, sumado a tu relato tan original,donde la modelo nos va transmitiendo lo que siente al ser pintada, hacen de ésta entrada un combo perfecto.. éso sin contar la entraña con papas fritas y ensalada completa...que ricooo!

    Felicitaciones querida amiga, me encantó.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana, tu pintura es muy envolvente, consigues con la mirada de la chica, el color de su cabello y esos colores, un retrato fantástico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ciao, mi piace molto l'espressione del viso e l'accostamento di colori!
    Ciao, ciao, Floriana

    ResponderEliminar
  5. Como ya he dicho en http://unaideamuchoarte.blogspot.com.es/
    Ana María, creo que una de las obras que más me gustan del certamen de intercambio, sin entrar en comparaciones. Verde y rojo con amarillo y violeta este doble juego de complementarios más esas expresiones de los rasgos de la cara hacen un conjunto fantástico, sin ser nada real es perfectamente creíble. Resumiendo lo mejor de lo mejor.
    Mis sincera felicitaciones, y la más sana envidia. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la fuerza del color en este retraro y esa mirada escrutadora.
    Es muy potente.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola Ana! Te felicito por este trabajo tan estupendo tiene mucha fuerza y los colores muy ármónicos que lo hacen muy original. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hace tanto tiempo que no intento pintar nada concreto...l@s modelos se mueven y cambian, así que decidí pintar sólo pinturas.
    Poderosos colores en pintura y palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Es un buen relato de monólogo interior, con ese pensamiento caótico, ese filosofar sobre las estatuas. Me gustan los colores y esos ojos. Lástima qu eno aparezca el pecho errante (jeje). Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
  10. Vengo de casa Acuática. He visto que has pasado por allí y, me dicho, voy a hacerle una visita breve. Sólo saludarte. Por cierto, gracias a tu Facebook me interesé por Perito Moreno, espectacular.
    De Giverny, te gustaría, pero ya está todo envasado aunque no deja de ser bello. Por cierto, si vas por París, persigue a Odilon Redon. No sé si te gusta...
    Bueno, espero que estés bien.
    Beso cordial, hermosa.
    Javier.

    ResponderEliminar