sábado, 31 de diciembre de 2011

Enfermera diplomada

(carbonilla y tiza sobre papel, 35 x 50 cm)

Julieta Contreras debería haber llegado a la medianoche para suministrarle el antibiótico a mi padre. No apareció. Tampoco a las seis de la mañana, hora en que correspondía la siguiente dosis de un tratamiento que no podía interrumpirse. No hay señales de ella, no contesta las llamadas al celular y es imposible dejarle mensaje alguno. Sólo que, durante la tormenta de anoche, un rayo la alcanzara y la haya desintegrado, o un cable de altísima tensión cayera sobre su extenso cuerpo y muriera carbonizada, o se ahogara después de haber sido arrastrada por la corriente y terminara aspirada por el agujero de una alcantarilla descubierta, o quizás muriera estrangulada por no poder pasar por ese agujero, o que algún árbol de todos los que cayeron, o todos juntos, mejor, la hayan aplastado y dejado desparramada en miles de pedacitos por la vereda. Eso, sólo eso podría llegar a ser una causa justificada. O mis mejores deseos para ella con motivo de las inminentes fiestas.


participación en Una idea... mucho arte

y llegó tarde para la propuesta "La otra navidad"

de La esfera cultural

14 comentarios:

  1. Pero... ¿Que sería de Julieta? Sabes, me encantó este relato, no sé si cierto o ficción... pero vaya, que está muy bien.

    Quiero desearte un feliz año 2012. Que te colme de amor, de salud, de paz y bienestar. Un fuerte abrazo de esta amiga que te estima. MARINA

    ResponderEliminar
  2. Querida Ani, te dejo mi cariño, mi amistad y el mejor de los deseos para éste 2012.

    Que nos encuentre a todos los seres unidos en amor y comprensión.

    Sigamos sembrando lo mejor que podamos en ésta bella tierra que es la vida.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. Ana Maria, he leído tu relato de la enfermera ausente y me ha hecho gracia, y un poco de miedo, espero que apareciera entes que fuera tarde, o al menos una sustituta. Creo que encaja perfectamente en el tema de la otra navidad, Saludos

    Esto es lo que puse en una idea, ahora me alegro de que apareciera a tiempo la Contreras, menuda,...

    Mis mejores deseos para ti, tu padre y resto de seres queridos, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana ! Felicidades por ese dibujo tan logrado, me gusta la sutileza que has tenido con la carbonilla y la tiza.Y la historia que has contado es impactante por ese suspense que has logrado mantener.

    Espero querida amiga , que este año 2012 acabado de comenzar te llene de ilusiones , alegrías y muchísimas felicidades.

    Un Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Lo que son las cosas. Leo comentarios en los que se espera que no llegue la enfermera demasiado tarde cuando tú has dejado claro ya que no es posible saltarse ninguna toma y que ya ha habido al menos dos que el padre no ha recibido porque la enfermera no se ha presentado. A mi me parece más normal que llegara cuando pudiera, que no se hiciera responsable del retraso y que alegara que le resultó imposible y que hiciera ver a la familia que ellos también podrían haber puesto un poco de su parte y no estar esperando como bobos. En fin, qué más da. Un beso

    ResponderEliminar
  6. E' un0infermiera diplomata tipo Greta Garbo, saranno contenti i suoi pazienti!
    Ciao, grazie dei complimenti, ciao, Floriana

    ResponderEliminar
  7. Hola...espero que los Reyes se hayan portado bien contigo, y que hayan llegado a tiempo jejeje, besos

    ResponderEliminar
  8. Espero ocurra un milagro para la enfermera....

    FELIZ 2012


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. shhhhhhhhhhhh, silencioooo.(dice la enfermera)


    besitos*

    ResponderEliminar
  10. Desconcertant el final, rayando en el suspense y siempre original y directo este nuevo relato. Parece que dejas al lector que imagine alguna posible continuidad de esta misteriosa "historia"...
    Animo, Ana, para seguir "creando historias", tan sugestivas y atrayentes, además acompañadas con la expresividad de tus pinturas o dibujos para este Nuevo Año.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Uy, Ana, cuánto hacía que no venía...
    Esa enfermera tiene que tener una buena, muy buena justificación.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Ana!!!

    ¡Que, apareció por fin? ¡Pobre de ella como no lo hiciera!
    ¡Paso a saludarte, y agradecerte aquella canción que me encantó, y por supuesto! Tú huella.
    Un abrazo enorme y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ana!
    paso a saludarte y desearte lo mejor del mundo.
    Un abrazo y se feliz.

    ResponderEliminar
  14. Jeje, irónica la narradora. Está claro que no se lleva bien con la enfermera. Vi tu dibujo para los relatos de navidad de La esfera y Una idea. Es una lástima que no llegara el texto para el libro. El dibujo complementa muy bien la maldad que tiene el relato. Nos leemos.

    ResponderEliminar