domingo, 2 de octubre de 2011

Las siete bañistas



(óleo sobre tela, 50 x 70 cm)

Participación en Una Idea, mucho arte...

Siete los días de la semana. Siete notas musicales. Son siete los colores del arco iris y siete los pecados capitales.

Aseguran que también son siete las variaciones de un extraño rayo cósmico proveniente de la Osa Mayor, responsables de la multiplicidad de almas que rondan por aquí. Un rayo azul rige la voluntad, pero también el orgullo y la ambición. El amarillo rige tanto el amor y la intuición como la indiferencia y el desdén. Rojo para la inteligencia y a su vez la imprecisión y la crítica. Blanco es belleza, armonía, percepción. Del mismo origen el egoísmo. Verde de la ciencia, el intelecto, el sentido común, y además responsable del prejuicio y el rencor. Dorado de la devoción, el idealismo y nada menos que la ira. El séptimo y último rayo es violeta, el de la ley y el orden, también de la intolerancia y del fanatismo.

Me preguntaron cuál era el rayo dominante de mi vida. Lo pensé un rato largo. Volví a leer detenida y profundamente lo bueno y lo malo de cada uno de los rayos, tratando de poder identificarme con algún color. Pero no pude. Es que soy una y tantas a la vez.

12 comentarios:

  1. Se ven tan relajadas y felices èstas coloridas bañistas!

    En un entorno natural y confidente.

    Me encantò el àrbol donde una de ellas esta apoyada, casi amparada entre sus raices.

    Hermosìsimo Anita.

    Y tu texto totalmente simbòlico, cada rayo es sèptuple en si mismo, tendremos que cumplir cada una de esas siete esferas por siete....no nos preocupemos....tenemos muchas vidas por delante.

    Te dejo un abrazo inmenso y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  2. Como ya el Verano nos dejó y entramos en tiempo de reanudar las tareas de Comunicación que nos hemos impuesto los "cultivadores de estos pequeños huertos virtuales"..., pues aquí estamos de nuevo.

    Tu pintura irrumpe con fuerza en este inicio del Otoño con un mensaje de Paz Natural que recuerda mucho a Gauguín, a las bañistas de Cezanne y por el color también a los "Fauvistas".

    Y el texto, tan sinbólico, a la riqueza que encierra el número 7. Aporto algo más: Los días de la Creación y los de la semana, "setenta veces siete" como medida del perdón y hasta "las siete vidas que tiene un gato..."

    Ana, saludos y muchos ánimos creativos para seguir...

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el gatito naranja. Y respecto al otro tema, debemos tener los colores tan mezclados que es difícil identificarse con uno.

    ResponderEliminar
  4. siete mujeres...


    hermoso relato!bella pintura

    mil besos*

    ResponderEliminar
  5. Un homenaje a Cezanne? Lleno de color!
    Yo tampoco sabría cual es mi rayo. Iagino que todos estamos tocados por cada una de LAS VARIACIONES DEL RAYO,quizá con distintas proporciones en cada caso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. muchisimas gracias por los animos Ana!! en breves publicaré las nuevas ilustraciones que han visto la luz en esta expo ;)

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Ana, somos un rayo y somos todos. Una mezcla de colores, un circulo cromático, blanco, negros, purpuras, ámbar...somos como el tiempo, frío, calor, primavera, otoño, invierno. Somos matices, tornasoles...Me ha gustado tu texto, me ha encantado la pintura, tener un don, las palabras es un lujo, tener dos, las palabras y los colores, es un privilegio.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El siete es u número kármico, en el está representado toda la evolución a través de actividades y descansos permanentes.
    Nuestro planeta está lleno de sietes por todos lados. Solo hay que observar y analizar.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Siete son los besos que dejo por aquí.

    Uno para cada día y otro estra para el domingo.:)

    Carlos de Apenas penas.

    ResponderEliminar
  10. Bellísimas esas siete mujeres, Ana. Y tan diferentes entre sí como los siete colores, y a su vez tan iguales... ya que, como dices, es difícil identificarse solo con uno: todos llevamos un arcoiris dentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es verdad que trodo es muy complejo y a la vez muy escurridizo. Cuando parece que lo tienes en la mano, se te va y te vuelve a dejar con la indefinición encima. De todas formas, la vida permite que vayamos dialogandom e intercambiando opiniones y en ese roce estoy seguro que aprendemos y nos hacemos un poco más sabios. Un beso

    ResponderEliminar