jueves, 26 de mayo de 2011

Los dos amantes

(óleo sobre cartón, 25x35 cm)


Participación en Una idea, mucho arte.


¿Dónde están los dos amantes? se preguntaban unos a otros. Y buscaban en cada rincón, en cada esquina, por toda calle empedrada. En las estaciones perdidas del tren, en cada par de asientos. En los bares sin tiempo y en las salas de cine desiertas. En bosques solitarios y en bancos de plazas. Entre las notas de una canción, también en sus silencios. Dentro de cada palabra de cada poema de amor. En los pasos de danza. Pensaban descubrirlos en los secretos que ocultan las pinceladas de un cuadro. Caminaban en vano, sin descanso, por los campos de frutillas. Desenvolvían todos los chocolates del mundo. La búsqueda continuaba en noches de luna llena, tardes de lluvia y mañanas de sol. En cada amanecer y en cada ocaso de los días. Llegaron casi a los misteriosos y desdibujados límites entre las tierras de la realidad y de la fantasía, de la vida y de los sueños. Hasta donde no quedaba ya mas nada, en la pura nada buscaban.
Mientras tanto en algún cuarto de hotel los dos amantes permanecían escondidos debajo de las sábanas, deseando que nunca fueran encontrados.

15 comentarios:

  1. hola ana,una preciosa historia de amor,muy romantica y la imagen tambien es preciosa amiga,gracias por deleitarnos con tus obras.

    te dejo un fuerte abrazo y te deseo un feliz fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  2. la costumbre de la gente de buscar en los confines hará que no sean encontrados...


    hermoso relato!
    besos*

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuántas veces, cuando tú, música de mi corazón, ejecutas música sobre esa madera bendita que resuena al agitarse bajo tus dedos encantadores, cuando hace obedecer graciosamente la vibrante armonía que maravilla a mis oídos;
    Cuántas veces envidio esos martinetes que saltan ágiles para besar la palma de tu mano, mentras mis pobres labios, que deberían recoger esta cosecha, enrojecen a la audacia del marfil!
    Por verse así acariciados, cambiarían de estado y situación con esas virutas danzarinas, sobre las cuales tus dedos se pasean con suave elegancia, haciendo a la muerta madera más feliz que a los vivientes labios.
    Puesto que esas teclas impertinentes gozan de semejante ventura, concédelas a tus dedos y dame a besar tus labios.

    Sonetos de Amor
    CXXVIII

    William Shakespeare

    ResponderEliminar
  5. Ana que belleza amiga!!!

    Se ven tan felices amparados bajo esos tonos naranjas y fueguinos y el blanco que los cubre como una bendiciòn de nieve.

    Creo que estan en todas partes, deben ser los que encienden estrellas por las noches y bajan las persianas cuando el sol sale para continuar en su nectar nocturno...

    como siempre Ana querida un placer para el alma y una fiesta para los ojos!

    un abrazo y creo que saldrè como anònimo, hasta que esto se solucione.

    Adriana Alba

    ResponderEliminar
  6. muchisimas gracias por envolver nuestros sentidos con la magia y belleza de tus letras, un besin muy grande de esta asturiana amiga y admiradora.

    ResponderEliminar
  7. Se dice que una imagen vale más que mil palabras...

    En tu caso, a pesar de que tus imágenes cada vez son más expresivas y personales, no lo veo tan claro. Entre otras cosas porque las imágenes se captan de golpe y los textos se te van revelando paso a paso caminando por el deleite de la belleza y los sentimientos.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Romantica y preciosa la historia de amor,
    es un grato placer leerte.
    Que disfrutes el fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Ana, preciosa historia de amor que se complementa con tu bella y expresiva pintura. Abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Como te decía, una pintura cálida y un texto que no comparto del todo: los amantes no se encuentran en un cuarto de hotel, sino en un lugar central del universo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ana estos amantes se encuentran en un momento muy tierno de juego antes de entrar en otro momento más apasionado...me gusta tú interpretación, la pasión de los colores y la buenas proporciones. Felicidades.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso, c. Y pensar que hace pocos días casi dibujo la misma escena.

    ResponderEliminar
  13. Siempre hay para el amor escondites sorprendentes.

    Bello dibujo.

    Hago un alto en el Poemario y paso a dejarte un beso. Soy Carlos de Apenas Penas.

    ResponderEliminar
  14. ojala que el tiempo se detenga y que nunca los encuentren ;)

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Yo me imagino al ver a estos amantes tuyos que están fuera del tiempo, en la bidimensionalidad de una caverna en llamas, purificándose. El tono rojo que logras es precioso. Y la combinación cromática rompe con los contrastes establecidos. Me gusta también que sean observados a la distancia y que el cuerpo de la mujer proteja ese espacio con su propio cuerpo.
    Muchos, muchos cariños!

    ResponderEliminar