sábado, 15 de enero de 2011

Serie Cuentos para mujeres salvajes: "Piel de foca, piel del alma"

(óleo sobre tela, 50 x 70 cm)

"sólo querrás descansar en la roca cerca del alma y respirar con ella.” C.P.Estés

Aquella mujer había perdido su piel. Nadie lo notaba. Su creciente palidez, su falta de luz. El tedio poco a poco iba transformando en desierto su entorno. Pudo haber sido exceso de amor, o la falta total de él, o ambas cosas en distintas circunstancias.

Pero casi sin querer, en el momento menos indicado y tal vez siempre esperado, algo sucedió. Soñó. El agua bañaba todas sus imágenes oníricas. Una vez una entrañable anciana vino para contarle historias de amores secretos. Otra vez una extraña mujer apareció, la miró, se compadeció de ella, amorosamente le tomó la mano y la condujo hacia donde su piel la estaba aguardando todo el tiempo.

Con su piel recuperada levantó vuelo. Cantó, bailó, se deleitó leyendo, aprendió cosas nuevas, redescubrió la belleza en las cosas cotidianas. Lo que el mundo dijera de ella había dejado de quitarle el sueño.

Caminó, sin dirección aparente, dejándose llevar por la voz de su alma.

Y volver, y recordarse, y re animar el fuego.

11 comentarios:

  1. Que maravilla Ana querida!

    No sólo trajiste palabras de Clarisa sino que plasmaste genialmente unos de sus cuentos fabulosos.

    Que pintura tan bella y significativa..., esos contrastes de colores, su cabello rojo, el mar, el cielo y esa piel sobre la que yace... cuando las mujeres no creamos, se nos va la luz..., cuando permanecemos alejadas de nuestro hogar espiritual, la piel del alma se marchita.

    Un libro que hace años leí, pero que sigue velando mis sueños sobre mi mesita de noche.

    Gracias Ana, un abrazo inmenso!!

    Estoy Feliz!

    ResponderEliminar
  2. Querida Ana (Un nombre que me encanta)
    Gracias por visitarme.
    Esta pintura me encanta.La nitidez de sus colores, la fuerza que emana.
    Alguna vez, quizás en un sueño yo me he visto así , es como si esa chica fuera yo misma.
    Ya ves, desvaríos....sensaciones....pero es así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ana. Gracias por tu visita. Me encanta este cuadro de un onirismo increíble, pero a la vez de lana fuerza arrolladora que le dan sus vivos colores. Una hermosa ilustración del cuento. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. volver
    para
    ser
    casa
    y
    c
    a
    m
    i
    n
    o

    (bella pintura)

    besos*

    ResponderEliminar
  5. Ana, tu pintura tiene una poderosa composición y un colorido cercano al fovismo que atrae.

    ResponderEliminar
  6. Ana!!!!, cuanto me gusta Mujeres que corren... ¡Grande Clarissa!, es un libro que permanece junto a mi, siempre. Está repleto de secretos develados e iluminadores.Has plasmado en tu característico estilo, el regreso al hogar : una misma, el alma. No sabes cuanto me toca!, siento que estoy en un nuevo proceso de retorno. Me parece genial que trabajes los cuentos de la Pinkolla.
    Muchos abrazos y ha seguir corriendo con los lobos!

    ResponderEliminar
  7. Muy sugestivo el texto por la belleza y riqueza de su contenido. Como señalan los comentarios anteriores, tu pintura lo llena de vida y fantasía. Saludos y un abrazo. Reyes

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por los comentarios tan lindos que me han dejado.
    Esta pintura surgió a partir de una pregunta que me dejó Eva hace un tiempo: ¿y cómo se vería piel de foca en una pintura?. Gracias, Eva. Y sí, a seguir corriendo con lobos!

    ResponderEliminar
  9. hola. Un cuento precioso, al igual que tu pintura que tiene mucha fuerza. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ana me encanta tu forma de ver la historia...y el dibujo genial, el colorido atrayente y armonioso y la figura tan bien tratada que cautiva...Saludos

    ResponderEliminar
  11. Y?????? estoy a la espera del próximo!
    Mis cariños, espero que todo marche bien!
    besos!

    ResponderEliminar