sábado, 29 de enero de 2011

El rapto de Europa, y después…


(óleo sobre tela, 50x60 cm)

Trabajo realizado para Una idea ... mucho arte

Dicen que apenas Zeus conoció a Europa se enamoró perdidamente de ella. No sé si los problemas serían allá en el monte Olimpo, con Hera, su mujer, si serían acá en la tierra de los mortales, con la familia de la bellísima Europa. Pero algo impedía que Zeus pudiera conquistarla abiertamente y amarla de cara al sol sin necesidad de transformarse en un manso toro blanco y raptarla. Acaso haya sido timidez, o miedo a que Europa se asustara de él y lo rechazara, es difícil imaginar un dios como Zeus tímido y miedoso. En definitiva actuó como todo mortal, sacó uno de los miles de personajes que llevaba a cuestas y se lanzó a la conquista.

El caso es que Europa se colmó de ternura al verlo y se enamoró de él. Cuentan que consiguió raptarla, cruzaron mares y mares y terminaron amándose bajo un árbol de plátano en la isla de Creta. No creo que fuera la isla de Creta exactamente el lugar para el encuentro, ni tampoco un árbol de plátano. En la isla de Creta no abunda ese tipo de árboles. Así que el sitio elegido podría haber sido la isla de Creta, o la isla de Cozumel, o la de Cronos, y el árbol pudo haber sido un plátano, un algarrobo o un ombú. Eso no importa, estoy segura que no sería un lugar de este mundo ni sería en un tiempo ordinario. El misterio hizo que allí se reconocieran el uno al otro desprovistos de toda máscara, caminaran juntos por los infinitos laberintos de sus almas y se amaran más de lo que se pueda llegar a comprender.

Zeus regresó a sus quehaceres en el monte Olimpo y a sus travesuras en la tierra de los mortales. Antes de marcharse se aseguró que a Europa nada le falte y que tuviera una vida feliz. Así le dejó tres hermosos hijos, frutos de ese amor divino. También le entregó tres regalos mágicos: Talos, el autómata de bronce que por las noches recitaba increíbles historias. Una jabalina certera que se arqueaba como cuerda en las manos y provocaba una música maravillosa. Y Laelaps, el perro que jamás perdía su presa, aunque a veces lo olvidaba y bailaba alrededor de Europa como loco.

Larga y triste fue la despedida entre Europa y Zeus.

Dicen que aún se encuentran despidiéndose, ¿dónde? En algún lugar de la tierra de los sueños, ¿cuándo? A la hora veinticinco. En el único lugar y tiempo posibles.

10 comentarios:

  1. Una historia muy personal y preciosa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si, pero Zeus se casó con Hera, la que habia sido su novia durante 300 años (a la que habia puesto los cuernos en incontables ocasiones)y Europa se casó con Asterión que adoptó a sus hijos y la convirtió en reina de Creta...Como vemos tienes razón y el "ayer"no es muy distinto del "hoy"...Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó tu historia y tu mirada latina con un trabajo bello, intenso y colorido.

    Los mitos no son tal, detrás de ellos hay una profunda y mística enseñanza.

    Un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  4. Tu pintura emana fuerza, contundencia.
    Esta pintura me parece muy sensual y la desproporción de la figura central(el tamaño) le da unión a la obra.
    Enhorabuena Ana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana, me alegra mucho que estés participando en Una Idea... y me ha gustado esta óptica libre del mito en cuestión, me ha gustado precisamente por esa libertad, la misma que el arte nos permite y ofrece. El meollo de toda historia mítica, de toda historia en rigor, no está en los datos específicos y tú lo sabes muy bien. Es el símbolo universal y atemporal que nos entrega lo que la hace inmortal y nos enseña.
    Me gusta como se va afianzando tú estilo, esa pasión por el color y ese estar al borde de lo "ingenuo" sin tener nada de ingenuo a la vez.
    Quedo a la espera de Vasalissa... de la Bruja y la muñeca!
    Todo mi cariño para ti Ana!

    ResponderEliminar
  6. Hermosa narración que tu traduces a tu universo personal, cercano y simbólico a la vez, y que se adorna con tu pintura llena de magia y simbolismo también. Creo que este es uno de tus mejores trabajos. Saludos y un abrazo. Reyes

    ResponderEliminar
  7. Sin duda una de las mejores ideas sobre el rapto de Europa. Es original, buena composición y una factura correcta en su realización.

    ResponderEliminar
  8. reescribir un mito...qué maravilla!
    y me gusta la voluptuosidad de Europa...parece americana...

    besitos*

    ResponderEliminar
  9. Hola Ana. Vengo a saludarte y darte las gracias por tu comentario,Tienes razón es importante sentirse bien y ser felices la autoestima ayuda, pero también hay que buscar el equilibrio, entre ambas cosas. Un abrazo, Me gusta el texto que has escrito sobre Zeus y tu cuadro.aunque ya te lo habia dicho Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado esta narración mítica, cómo la cuentas y ese final tan eterno, tan sin final que le has otorgado a la hora veinticinco en la tierra de los sueños, en el único lugar y tiempo posibles...; quízás también en los imposibles. En la pintura se trasluce ese enamoramiento de Europa, casi ensimismamiento, diría yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar