jueves, 30 de diciembre de 2010

La grama y el trébol

(óleo sobre tela, 30 x 40 cm)


Trabajo realizado para Una idea, mucho arte www.unaideamuchoarte.blogspot.com


En el jardín de mi casa pasaban cosas. Una de las más lindas era la presencia de algunos espacios donde crecían tréboles. Con un poco de tiempo y observación se podía encontrar entre ellos un ejemplar de cuatro hojas, de los que dicen ser de la buena suerte.
Según parece, esta variedad de tréboles se desarrolla en suelos poco fértiles. Eso no me preocupaba. Nunca podría ser estéril aquella tierra que regalaba algo tan singular.
Pasé muchas tardes y también mañanas recostada en el césped abocada al encuentro de algún trébol de cuatro hojas. Acariciaba uno por uno, contándoles las hojitas, y cuando ya empezaba a pensar en lo inútil que era mi búsqueda, allí aparecía como por arte de magia, asomando entre los demás, los comunes, los de tres.
En este último tiempo y sin que me diera cuenta la grama bahiana invadió mi jardín y arrasó con los tréboles. La grama es como un colchoncito suave, mullido, y provoca unas muy placenteras cosquillas en los pies. Pero yo extrañaba mis débiles tréboles.
Enorme fue mi sorpresa cuando ayer descubrí una pequeña plantita de trébol que brotaba tímidamente ante la magnífica grama. No sé si conseguirá crecer y multiplicarse, no sé si el de la buena suerte germinará otra vez, probablemente no.
Muchos tréboles de cuatro hojas coseché esos días pasados. Atesoro uno de ellos en un señalador. Los demás los regalé. Quizás alguno, fruto de esas estancias en mi estéril y fecundo jardín, se encuentre atrapado entre las páginas de un libro.

8 comentarios:

  1. Luz, dorado, abundancia!!!
    Entre las montañas y el cielo, libertad y protección. (ésto en cuanto a tu bello trabajo)

    En cuanto a tu texto, porque no creer que que asoma en tu jardin la esperanza de otros tréboles?, metafóricamente pueden tomar varias formas!



    Me encantó!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ana por tu comentario. Creo que es la primera vez que he leido con tanta precisión lo que se siente al pintar a la acuarela.
    Tu pintura tiene espontaneidad y evoca un sentimiento de placidez.
    Te deseo un feliz Año Nuevo con buena salud y que tus deseos se cumplan.

    ResponderEliminar
  3. Grácias por este esplendor.
    La luz hace huella en el jardín.
    Los treboles son hermosos y mensajeros.
    Encontrar uno de cuatro hojas es signo de generosidad y gratitud.
    Su metáfora: Tu interior está cambiando y creciendo hacia nueva vida.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. hola ana,es un gusto poder pasar por tu rinconcito que por cierto me lo ha recomendado nuestra amiga en comun adriana alba y la verdad es que me sentido a gusto visitandote y leer tus entradas,pasare mas seguido.

    te dejo un fuerte abrazo y te deseo un muy feliz año y una feliz semana.

    hasta prontito!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Acabo de llegar aquí a través de Adriana Alba.Es un placer poder apreciar la belleza de tus acuarelas.
    Seguiré pasando por aqui y te añado para que otras personan puedan disfrutar de tus obras.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  6. hola ana,te agradezco mucho que hayas pasado a visitarme por arcoiris y te doy la bienvenida,gracias por seguirnos.

    te dejo la pagina de un nuevo blog que acabo de estrenar y me gustaria que tambien lo conocieras,pienso que te va gustar,te espero ana,un fuerte abrazo!!!

    copia y pega este enlace y alli me encontraras.

    http://unrinconcitodecolores.blogspot.com/


    hasta prontito!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. vengo desde la casa de Adriana Alba, y me encuentro en este sitio hermoso!
    me gustó tu relato y tu pintura es bella.
    y adoré las fotos del gingko.

    besitos*

    ResponderEliminar
  8. Me pareció verte Ana-Niña,a hurtadillas, en medio de los ocres, los dorados y amarillos... vida y arte uniéndose a tu memoria - memoria de aquellos días de tréboles- este paisaje de colores cálidos y atemperados que encuentran su contraste en los montes acerados-azules y un cielo que parece un augurio.
    Estamos cerca!, mi abrazo para ti!

    ResponderEliminar