jueves, 9 de diciembre de 2010

De las preguntas y sus respuestas


(acuarela sobre papel, 25x35 cm)


Joaco con sus tres añitos está en lo que se dice "la edad de los por qué".

¿por qué pintás, Ana? ¿por qué hay nenes que no tienen juguetes? ¿por qué le ponés las gotas a Banca? ¿y por qué te vas?

Me colma de ternura cuando pregunta con esa vocecita tan dulce, casi como cantando. Me encanta. Pero me encantan muchísimo más sus respuestas. Son maravillosas.

¿por qué estás triste, Naty? , preguntó en una oportunidad. Naty le dijo que tenía un día triste. Y ponete contenta y listo.

La vez pasada había estado gran parte de la tarde regando las plantitas de mi patio de los suspiros. Matías Rastas y Martín, aprovechando la situación para generar una nueva instancia de aprendizaje a esta bella criaturita, lo interrogaron: ¿Para qué regamos las plantitas, Joaco? Él los miraba y no contestaba, seguía en su mundo, como distraído del tema. Trataron inútilmente de estimularlo para que responda lo que ellos esperaban, continuaron con su tarea instructiva y terminaron revelándole que el agua es para las plantas como la comida para nosotros. Con el agua toman, la tierra es la comida, dijo finalmente el pequeñito mientras seguía jugando.

Los otros días el tío Mariano le preguntó: ¿Cómo llegaste a la panza de mamá?

Nadando, respondió Joaco inmediatamente con total naturalidad, como si se tratara de algo más que obvio.

Nos dejó a todos sin palabras, sólo nos limitamos a intercambiar miradas de asombro y sonrisas inquietas.

Por las dudas no quisimos seguir preguntando. Y no por evitar perturbarlo en cuestiones que aún desconoce, creo que fue más por temor a perturbarnos con respuestas que ya olvidamos.

4 comentarios:

  1. Encantadora edad llena de preguntas y respuestas desconcertantes.
    Recuerdo que, a veces, en estos interrogatorios continuos me distraía con mis cosas. Y mi hijo, por el tono de voz con que contestaba a sus requerimientos:
    -queeee...
    El, más atento que yo, me decía:
    -Papá estás distra... (me había vuelto a pescar distraido).

    Maestra de la narración de lo cotidiano te superas en cada texto. Mi felicitación y saludos. Reyes.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ana, entré a tu blog por un contacto, me pareció muy bueno. Voy a seguirte. Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío.
    Un abrazo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. ... creo que fue más por temor a perturbarnos con respuestas que ya olvidamos...

    Con toda seguridad, fué ésto ultimo, pero no las hemos olvidado, solo "no las recordamos"

    Lograste una expresión tan tierna y pacífica en ese rostro de "Querubin"...


    Algún días me tenés que pintar un angelito.... definitivamente los amo!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Prometido, Alba! Voy a pintar un angelito para vos.

    ResponderEliminar