domingo, 17 de octubre de 2010

Mamá en la cocina

(óleo sobre tela, 50 x 70 cm)


No existe otro lugar como la cocina de la casa de mis padres. Es especial, casi mágica diría.
Pura calidez. Al mediodía el sol se mete de comedido, entonces llena de luz la mesa y es de lo más lindo almorzar allí y que nos acaricie la cara.
Son deliciosos los aromas que de ella nacen. Todo empieza bien temprano con el olor de las tostadas, del pan casero, le sigue más tarde la obligada sopa, el menú del día con las ollas trabajando a todo vapor, y cuando se prepara alguna masita o un budín para la tarde el olorcito nos viene a buscar por donde estemos y allá vamos como encantados por su hechizo.
Nunca falta el gatito de turno haciendo piruetas por la reja de la ventana y mucho menos los tangos que suenan en la vieja Ranser. Los gatos y el tango son un verdadero clásico de este lugar.
Por las noches se transforma, yo lo he comprobado. Es silencio, es quietud, deja que salgan los pensamientos más profundos, se aclaran las ideas y se gestan otras.
Es una cocina generosa, todo lo brinda. De pronto salen improvisados sandwichitos, pancitos con manteca, una infusión calentita, una copita de guindado, cualquier cosa, pero siempre envueltos en muchísimo amor, y así fluyen las miradas, las palabras, las charlas, las confesiones.
Tantas circunstancias han tenido a esta cocina de escenario. Ha sido testigo de toda mi vida. De ella siempre vengo y a ella siempre voy.

8 comentarios:

  1. ¡Me encanta el amor que tienes por ese pequeño mundo que es tu mundo y que es muy grande en tu interior, me reconforta y me conmueve positivamente que existan personas que valoren "eso" que la vida les ha dado, el hogar físico y espiritual donde ¡claro que sí! la cocina es un eje esencial.
    Me gusta también la bidimensionalidad de tu pintura, ese "error" que se transforma en virtud y que desmitifica a la pintura como necesariamente reflejo fiel de la "realidad".
    Veo a Vlaminck, a Duffy, a Matisse revoloteando por ahí!
    Mi cariño sincero desde el otro lado de la cordillera. ( ah!, sí, es cierto, jamás se piensa una que un blog puede darle tanto a través de otros seres que pueblan este mundo)

    ResponderEliminar
  2. Magnífico, lleno de sensibilidad y cariño, el texto... Tu madre estará feliz de escuchar estas palabras llenas de magia y encanto. Felicitaciones. Vas camino de escribir un precioso libro. Al tiempo... Mi felicitación . Reyes

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Eva, Reyes, por los hermosos comentarios. Nunca imaginé recibir tanto. Casi me han dejado sin palabras, pero con todas las ganas de seguir destellando!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana, hermosos pensanmientos que me ha hecho recordar a mi madre. Nadie cocina como una madre, ni pone tanto cariño en su quehacer diario.
    El cuadro me parece a medio camino entre naif y realista. Creo que esta lleno de ingenuidad que lo hace más valioso todavía.

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por el blog, tus trabajos son bellísimos.

    Un gusto pasar a visitarte.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. DESDE

    HORAS ROTAS

    TE SIGO


    ANA


    CON AFECTO


    E ILUSION


    A COMPARTIR....







    J.R.S.

    ResponderEliminar
  7. Ana, Mujeres y lobos... depredadores, barbas azules, pieles de focas, naturalezas salvajes... nos unen. Clarissa, sin duda, nos da una llave maravillosa en esos relatos, para releer y releer... ¿y para pintar, ccómo se vería en pintura la piel de foca?.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. Será cuestión de llevar a la pintura las imágenes que tengo de la piel de foca. Gracias Eva! Me encantó tu inspiradora sugerencia.

    ResponderEliminar