jueves, 20 de mayo de 2010

Pájaros


(óleo sobre tela, 50x40 cm)

Me encanta recostarme en el pasto y desde aquí, contemplarlo todo. Los árboles estirándose para alcanzar el cielo. Sus ramas balanceándose en el aire con un suave movimiento ondulante. Desde aquí puedo ver las nervaduras de cada hojita juguetona, por donde fluye la savia que les da vida. Cada tanto una bandada de pájaros sobrevuelan el espacio de mi ventana al universo.

Es aquí, recostada en el pasto, donde por un momento tomo conciencia de mi ser en este mundo, y, a su vez, de pertenecer a él.

Atrás, debajo de mí, siento la tierra que me sostiene, firme, sólida. Adelante, arriba mío, el cielo con todos sus astros que me envuelve, etéreo, ilimitado. La tierra que me afirma: “aquí estás, aquí te tengo”. El cielo que me interroga: “¿en qué sueñas?, ¿a dónde quieres ir? “.


2 comentarios:

  1. Me encanto!!! No tengo otras palabras para expresar lo que sentí cuando lo leí. Tal vez porque a veces me pregunto lo mismo, y adorar lo hermoso de la naturaleza. Son esas similitudes que nos dejan perplejos.
    La combinación perfecta el arte y la literatura.
    Espero que esté bien, le mando un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ailén! Tus palabras tan hermosas me animan para seguir publicando lo que pinto y escribo.
    Otro beso grande para vos!

    ResponderEliminar